«Bolita» Lima en 2 de Punta: «Jugar en la selección es algo único»


Marcador izquierdo con subida y gran pegada, Pablo Lima surgió de las inferiores de Danubio donde hizo su debut en primera división, pasó por selecciones uruguayas juveniles y mayores, además de vestir también la camiseta de Peñarol en el fútbol uruguayo. En el exterior el fútbol argentino lo recibió en Velez Sarsfield, Quilmes y Rosario Central, en Europa jugó en el club Iraklis de Grecia. La mañana de Otra Cabeza en el programa 2 de Punta lo recibió para hablar de su carrera y el presente que lo tiene en Miami (Estados Unidos).

La charla se inició hablando de sus inicios, la llegada a la franja, y el cariño por un club que no presenta una actualidad acorde a su historia: «Llegué a Danubio como aspirante a practicar en el Forno, yo vivía en La Teja, fui como uno más con un un bolsito, ahí crecí como jugador y como persona. Cuando preguntaron de que jugábamos cada uno levanté la mano y grite yo cuando fue el turno del lateral izquierdo, tenía mucha fuerza y ganas, el entrenador Daniel Martínez al segundo día ya me dejó para la pretemporada. Más de niño fui 10 en el Sagrada Familia, después ya fui 6. Siempre le pegué fuerte a la pelota y no con tanta precisión, entrenaba muchas horas pegándole a la pelota. Danubio está por encima de cualquiera, me crié ahí, es el equipo de mi vida. Soy muy agradecido y siempre lo voy a querer. El amor por el club no me lo va a sacar nadie. Me di cuenta que estaba para debutar en primera cuando Passarella nos usaba como sparring para entrenar con la selección mayor de Uruguay, Sabella nos hablaba mucho. El equipo la está pasando mal , hay que estar todos juntos que es la única forma de sacar esto adelante. El gol de tiro libre en San José fue un momento muy lindo, inigualable. El gol fue hermoso, volvía luego de varios años afuera, como se dio todo cerca del final para el título no se te borra nunca. Éramos los que teníamos menos chance, fue mucha gente a alentarnos. Grossmuller es parte de la historia de Danubio, tenés que tenerlo ahí, estoy hablando como hincha, le di todo mi apoyo y le dije que se quede tranquilo que dio todo».

El repaso pasó por las distintas instituciones en las que integró planteles, y la selección; «Fue muy lindo jugar en el fútbol argentino , lo disfruté mucho y aprendí, Vélez es mi casa . No me fue bien en Peñarol y no me da vergüenza decirlo, en Grecia sí la evaluación es positiva. Jugar en la selección es algo único, tenés un país atrás, siempre di la vida, no había punto medio. Soy un afortunado de haber jugado al fútbol, aprendí mucho como director técnico de Ricardo Gareca y Gustavo Matosas Víctor Pua nos marcó un camino, lo que te decía te pasaba , un adelantado».

En la actualidad trabaja en una academia para jóvenes en Estados Unidos: «Estoy en Miami hace casi tres años, hoy trabajo en una academia de fútbol con jóvenes, acá nacen con otra cultura y el fútbol no es prioridad. Es difícil, por como es en Uruguay pensás que con quince años tienen cosas incorporadas, fundamentos, y no es así. Tenés que enseñar cosas que no aprendieron en la edad que correspondía, no lo sienten como nosotros, la gran mayoría no tiene ese hambre y esa pasión, lamentablemente para muchos ya es tarde. El trabajo y desafío está bueno para hacerlo, la gran mayoría de los chicos y de los padres lo que quieren es que sean captados e ingresar así a las universidades, no piensan tanto en llegar a ser profesionales en el fútbol».

A %d blogueros les gusta esto: