Bolsonaro vuelve a amenazar al Supremo Tribunal de Justicia


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aprovechó las celebraciones por la independencia para convertir este martes los actos en muestras de apoyo a su gobierno, convocando a una multitudinaria manifestación “en defensa de la libertad”. En su discurso repitió las amenazas al Tribunal Supremo de Justicia que investiga el rol del mandatario en la campaña de noticias falsas, que ya procesó a varios militantes de ultraderecha.

Sobre las 10.00 ya eran miles los manifestantes que se abarrotaban en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia, y cerca del mediodía llegó Bolsonaro, quien desde la caja de una camioneta arengaba a la multitud. “Ya no aceptaremos ninguna medida, acción o sentencia que se salga de las cuatro líneas de la Constitución. Tampoco podemos seguir aceptando que una persona concreta de la región de los tres poderes siga barbarizando a nuestra población. O el jefe de ese poder se aplaca o ese poder puede sufrir lo que no queremos”, dijo Bolsonaro, sin especificar cuáles serían las consecuencias.

“No queremos pelear con ningún poder, pero no podemos admitir que una persona turbe nuestra democracia y ponga en riesgo nuestra libertad”, agregó, en referencia al juez Alexandre de Moraes, quién lleva adelante la investigación en su contra.

Rápidamente el sector político respondió a las amenazas de Bolsonaro. Según consigna O Globo, el presidente del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Bruno Araújo, decidió convocar a una reunión del Ejecutivo Nacional de su partido para discutir el apoyo a un eventual pedido de juicio político al presidente. Al mismo tiempo, los gobernadores de San Pablo, João Doria, y Rio Grande do Sul, Eduardo Leite, se posicionaron a favor de la salida de Bolsonaro del poder.

Para el presidente del PSDB, los partidos deben pronunciarse sobre “el momento vergonzoso de la historia brasileña”: “Con las declaraciones de hoy, el partido político no puede esconderse. Tiene que haber una posición clara sobre lo que piensa y cómo actúa cada partido en relación con este momento”, afirmó Araújo.

Leé más sobre esto: Bolsonaro realizó nuevamente amenazas golpistas
Al mismo tiempo que el público gritaba “Fuera, Alexandre”, expresando su apoyo al mandatario, se veía una multitud vestida con los colores de la bandera de Brasil y carteles en los que pedían el impeachment de los jueces del Supremo o la intervención de las fuerzas militares, según consigna la agencia de noticias Efe. A pesar de las miles de personas que salieron en su apoyo, la aprobación del mandatario no supera el 25% entre los brasileños, que atraviesan una de las peores crisis económicas, sanitarias y sociales de su historia.

Como era esperable, a medida que pasaban las horas las manifestaciones fueron creciendo y en Brasilia, donde tuvo lugar una de las concentraciones más multitudinarias, se produjeron varios choques entre los militantes y la Policía, luego de que un grupo de manifestantes intentó romper las vallas y traspasar la barrera policial, a lo que los efectivos respondieron con bombas de gas lacrimógeno para dispersar la multitud.

El lunes por la noche, cientos de manifestantes lograron romper el cordón policial y, subidos a camiones y autos, lograron avanzar hasta el Congreso, que amaneció nuevamente vallado este martes, cuando volvieron a intentar derribarlo con el objetivo de llegar a la Corte Suprema. Desde hace días circula en las redes sociales el llamado a acercarse al Congreso para tomarlo, en un acto similar a lo que ocurrió con el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

Por otra parte, también se sucedieron varias manifestaciones en contra de Bolsonaro, contra el desempleo, el hambre y la falta de trabajo. Varios movimientos sociales se agruparon, también en Brasilia, para pedir la renuncia del mandatario, alegando que fueron sus acciones políticas y falta de acción lo que derivó en la crisis del país.

En ese acto habló a los participantes el diputado Fábio Félix, del Partido Socialismo y Libertad, quien dijo que los dichos de Bolsonaro son “amenazas al proceso electoral y la democracia”. “No nos intimidarán. Las calles de la capital federal no son las calles del autoritarismo, son las calles de la resistencia”, afirmó, y agregó que se debe llevar adelante un impeachment para sacar del mando al presidente.

Por la tarde, Bolsonaro viajará a San Pablo, otra de las ciudades donde se espera una gran movilización. Otro de los ejes de protesta es el sistema electrónico de voto, ya que Bolsonaro sigue acusando sin pruebas al afirmar que la plataforma es propicia al fraude.

La Diaria

A %d blogueros les gusta esto: