Escuela de Dolores afectada por tornado aún no ha sido reparada


El informe Anabella Aparicio para Radio Sarandí indica que la escuela 64 de Paso de la Arena, en Dolores, espera desde el 16 de abril del 2016 a ser reparada. El tornado que pasó el día anterior la destruyó casi por completo. Demoras burocráticas impiden que este año, nuevamente, los niños de la escuela rural puedan tener un nuevo centro de estudios. De las ocho escuelas y liceos afectados por el tornado, la 64 es la única que hoy aguarda una respuesta. En 2020 se concretó la última obra relacionada a centros educativos afectados por el tornado y fue en el liceo 2.

La escuela 64 aún no tiene la licitación de obra asignada, aunque el proyecto y diseño del edificio ya están hechos. Se hizo un llamado a licitación en 2018, pero una empresa que perdió impugnó el proceso, lo que demoró la licitación que aún espera concretarse. Según un informe de ANEP de diciembre pasado, en junio de 2016 (dos meses después del tornado) se hicieron las primeras obras de reparación en la escuela. En noviembre, se instalaron las dos aulas prefabricadas. En julio del 2019 se demolió gran parte del edificio original, se colocó señalización y el local comenzó a funcionar con las dos aulas prefabricadas y tres módulos. Primer y tercer año en una y los últimos tres años de primaria en otra. La sala de nivel inicial “se acondicionó en un contenedor marítimo y se colocaron baños prefabricados”. Y en el edificio original, se acondicionó el comedor y la cocina.

En junio del 2020, cuatro años después del tornado, se retiraron escombros y se hizo un cerramiento del perímetro del patio con tejido metálico por temas de seguridad. También se repararon algunas zonas por hundimiento del vinílico e ingreso de agua en los salones en las aulas prefabricadas. Por la emergencia sanitaria, el año pasado se debió colocar al grupo de inicial en el comedor. “Que nos den explicaciones de por qué no se hace y no que nos digan que en seis meses va a estar”, reclamó María Aquino, madre de una alumna de la escuela 64, en charla con Radio Sarandí.

Otros padres de alumnos dijeron en declaraciones a Telemundo que sacaron a sus hijos del centro de estudio o pensaron en hacerlo, debido a la situación y la falta de espacio para los niños. En 2018, el Instituto Uruguayo de Construcción en Seco (Iucose), que reúne a diferentes empresas del rubro, firmó un convenio con ANEP donde se donan “los materiales necesarios para la concreción del edificio a partir de los componentes básicos del sistema Steel Framing”, según expresa el texto del convenio al que accedió Informativo Sarandí.

Por lo tanto, ANEP debe encargarse de las instalaciones, terminaciones del edificio, conexiones de luz y agua y equipamiento de la escuela, con el objetivo de dejar operativa la nueva escuela de 500 metros cuadrados “lo antes posible”. Este edificio estaría instalado a pocos metros del original. Tendrá tres aulas comunes, una de informática, otra de educación inicial y salas de dirección y maestros. Bebederos, cocina, comedor y patio. El proyecto de obra se terminó de concretar el 20 de setiembre del 2020 e implicará una inversión de 46 millones de pesos.

El secretario ejecutivo de Iucose, Mario Bellón, dijo a Informativo Sarandí que las demoras burocráticas generaron también que aún no se haya comenzado la obra. La canasta de materiales donada por la gremial se entregará una vez que se asigne la empresa constructora. Como van pasando los años y la obra no empieza, se debe corregir el costo de los materiales porque va variando y esa es una de las demoras que tiene aún a la espera el inicio del procedimiento de licitación que llevará seis meses y la construcción llevará 180 días. En diciembre del año pasado, el diputado por Soriano Mario Malán recibió la respuesta de ANEP a un pedido de informes sobre este tema. Solicitó datos al ver que esta escuela fue la única que quedó postergada en sus reformas, entre los centros estudiantiles afectados por el tornado de 2016.

La espera también está en la escuelas 76 de Dolores, que tampoco tienen asignada la licitación de obra, según explica el plan quinquenal de ANEP. Estas son dos de las 227 obras en ejecución o previstas para ejecutar en este quinquenio en todo el país. Otras 67 forman parte de un “banco de proyectos”, obras que conforman proyectos de inversión y podrán ejecutarse en el quinquenio a medida que se cuente con los recursos asociados para su concreción. Se trata de escuelas nuevas, mantenimiento o sustitución de edificios. El presidente de ANEP, Robert Silva, pidió esta semana un informe para ponerse al tanto de la situación y buscar una solución al tema. «No pueden seguir estudiando así», dijo el jerarca en rueda de prensa.

A %d blogueros les gusta esto: