«La familia es nuestro impulso y motivación»


Paulo Pezzolano, el «Papa», fue un talentoso jugador con pasaje por varios equipos uruguayos (Rentistas, Defensor Sporting, Peñarol, Liverpool y Torque) y que además jugó en Brasil (Atlético Paranaense), España (Mallorca), China (Hangzhou Greentown) y México (Necaxa). Hoy es entrenador, inició su camino en Torque y pasó por Liverpool, hasta dar el salto al exterior rumbo a tierras mexicanos para hacerse cargo del Pachuca donde dirige actualmente. En la mañana del miércoles charló con 2 de Punta en Otra Cabeza:

«Siempre le digo al cuerpo técnico que tenemos todos que tener la foto de la familia en la pared del vestuario, es vital porque son nuestro impulso y motivación. Mis padres siempre me apoyaron en todo, siempre buscaron que me divierta y no otra cosa. Todavía sigo en contacto con los amigos del barrio. Tomo todo con mucha tranquilidad más que nada en los momentos difíciles. Si te doy las dos chances a la gente le gusta ganar jugando bien, así me gusta que me vean cómo entrenador. Siempre hay que disfrutar, se lo digo a los jugadores, siempre tenemos que tener buen ambiente. Como técnico lo más lindo sería la selección y después hay metas como Europa, para todo eso hay que crecer mucho como técnico y persona».

«Ver a Rentistas que uno salió de ahí campeón del apertura es algo muy lindo, ahí debute con 16 años en primera, ahora Liverpool campeón del Clausura, estoy muy contento. Hablé con varios para felicitarlos, es una alegría tremenda, le faltaba ganar títulos al club y se le está dando rápido. Estoy feliz por Hernán Figueredo que se lo merece. Me comuniqué con Emiliano Alfaro y lo invité para venir a México, ojalá se la juegue y venga. Tiene una familia divina y pudo hacer una linda carrera. Recuerdo el gol de tiro libre ante Cerro Largo en Belvedere para el ascenso, esos momentos quedan marcados para toda la vida, Soy del barrio Goes, pasaba jugando a la pelota, era el más bajito y por eso me fui de formativas de Peñarol, pegué el estirón en Rentistas».

«A los 29 años ya tenía el curso de entrenador pero nunca pensé en serlo, me gustaba más el tema de la gerencia deportiva que también tenía el curso. Me quedaba un año más como jugador en Torque y Luis Bruno me propuso ser entrenador, me sorprendió pero no lo dudé, no tenía para adelante mucho más para aportar como jugador, lo pensé y a las dos horas lo estaba llamando para darle el ok. No es fácil, tenés que tomar decisiones que a nadie le gusta, lo más difícil de mi vida fue cortar a 12 o 13 compañeros porque necesitaba otro estilo de jugador. Me habían ofrecido jugar y dirigir cinco partidos pero para mí era una falta de respeto. En el debut en Liverpool a los tres minutos un hincha me gritó que no estábamos en Barcelona para jugar así, fue difícil pero estábamos convencidos».

«Estar en un Club como Pachuca es impresionante, estoy muy contento, sabemos que muchos entrenadores quieren emigrar y no es fácil. Tuve esa suerte, tengo que aprovechar y seguir creciendo. Llego al club todos los días a las 06 de la mañana y practicamos a las 10, a la tarde también estoy en el vestuario mirando cosas, siempre hay algo para hacer. No pudimos ganar en las primeras nueve fechas, estuvo duro, después empatamos y ahora vamos ganando tres partidos seguidos. El equipo ya tiene más confianza. Acá lo viven como un equipo grande, es el más campeón de los últimos 25 años y el que saca más jugadores. Acá ven los resultados pero también el día a día en el trabajo. La Directiva siempre está apoyando».

A %d blogueros les gusta esto: