«La pasión está más viva que nunca»


Delantero trotamundos, nacido en Defensor Sporting, actualmente en Athletic Club de Brasil, hincha de Nacional. Esas, entre tantas otras cosas, son características de Sebastián Abreu. El espigado punta de 44 años, al que el fútbol llevó a vivir en Argentina, Brasil, España, México, Israel, Grecia, Ecuador, Paraguay, El Salvador y Chile, el del record de clubes para un jugador profesional, charló en la mañana de Otra Cabeza con 2 de Punta y dejó mucho.

«Con el pampa Biaggio que será DT mío en Sud América fue de las duplas que más goles hicimos, éramos dos 9 que nos complementábamos muy bien, complemento perfecto. Dicen que dos 9 juntos no pueden jugar, en el análisis hay que ver que uno como 9 cuando no tiene posibilidad de tiro de gol, hace lo que le gustaría que hiciera el compañero. Entonces viene el centro, viene el pase que siempre uno está esperando, sabes la necesidad del otro 9 cuando vos no tenés chance. El pampa vivía en el 5b y yo en el 4b, me llevaba todos los días a la practica. Aquel San Lorenzo lo tenía a Silas y Gorosito, era un deleite saber que ibas a tener mínimo cinco chances por partido».

«Lo más lindo del grupo de la selección fue ayudar a la reconstrucción de la celeste y ponerla donde los libros decían con aquel título del 2011. Sin dejar de valorar las ganas y el deseo que tenían jugadores que jugaron en selecciones que no estaban organizadas, nadie puede decir que Enzo, el tano Gutiérrez, Siboldi, Paolo, el canario García, Darío Rodríguez, no daban la vida por la selección y por querer buscar lo mejor que eran condiciones, canchas de entrenamientos, y eso vino después con el maestro. Se demostró que no estaban equivocados, con organización vienen los resultados, hoy países de primer mundo toman como ejemplo nuestra metodología y el proyecto. Dejamos pasar generaciones fantásticas por no tener dirigentes acordes».

» Me tocó de todo, los jóvenes que entienden y dicen va a llegar un jugador con esta trayectoria y voy a tratar de pegarme a el y sacar lo máximo, también están los otros que dicen viene este viejo de mierda que me va a sacar el puesto y se ponen rebeldes, hacen todo lo contrario. Esos creo están perdiendo una gran oportunidad, uno está abierto, después de los 35 tratas de generar lo que uno vivió de joven. Obviamente que de lunes a viernes voy a competir con los otros delanteros porque uno quiere jugar, la competitividad es lo que eleva el nivel, nunca creer que tengo ganado el puesto, desde lo sano mejora cada uno. Me gusta mucho quedarme a hacer complementos de definición, uno palpa rápidamente a los que les interesa «

«Uno puede decir que juega bien y otro que juega mal, los goles no se pueden dibujar, si hace goles hace goles y tiene gol. Si hacía la carrera de abogado o medicina lo apoyaba a muerte pero si me preguntaba cómo se agarra el bisturí yo no le puedo explicar, ahora me dice lo que le está costando y uno le habla con propiedad, te sentís a gusto de charlar con tu hijo de algo que tenés conocimiento directo. Sale más para el juego, hace buenas diagonales, tiene un buen cabezazo de pie apoyado pero le falta mejorar el salto para hacerlo por arriba del zaguero. Le falta cuando pierde la pelota pasar rápido la línea, vuelve caminando. Lo está disfrutando y le chupa un huevo el apellido, vive en un cumpleaños constante con eso. Es responsable y entrena. El lo dijo el otro día eso de jugar juntos, yo no lo analizaba, en una de esas enfrentarnos se puede dar si uno sigue jugando y el sube a primera. El declaró que yo nunca se lo dije pero que el tenía la intuición de que estoy alargando para jugar juntos. Si me dan esa chance sería el cierre de carrera perfecto, el más lindo y el más soñado, el traspaso ideal, una nueva generación y le das continuidad. Eso no depende solo de mi, yo me tengo que mantener y el llegar a primera. Estar en un mismo club tampoco depende de mí».

«La motivación principal es que hay gente que te ve de la misma manera que uno se ve, poder ser protagonista, poder ser un jugador importante dentro de las estructuras de los equipos, entonces cuando ves hay gente que cree independientemente de la edad o de cualquier tipo de preconcepto que puede existir en el fútbol, esa es la mayor ilusión. La pasión por el fútbol uno la tiene más viva que nunca, pero cuando ves que viene gente y ve lo mismo sobre todo del exterior es una caricia al alma, me motiva y es un desafío. Se eleva el nivel por la importancia de los rivales y es buenísimo. Me gustaría dejar de jugar como me inicié, participativo y no como un complemento».

«Los Clubes y la Selección tienen que recordar constantemente a los jugadores que marcaron una época, no solo en las fechas de los títulos o cuando hay elecciones, cuando te dicen que la camiseta es pesada y tiene historia es por esos jugadores. Hay que tenerlos presentes siempre, darles su espacio y más en este tiempo que van más de 30 años por ejemplo que a nivel de clubes no se logra nada internacional. Soy un agradecido de esas historias de Nacional que es mi club y las recuerdo en las redes sociales, eso nos hace ir por el mundo y que nos valoren y nos respeten por todos esos futbolistas que nos dieron gloria. La historia manda «

A %d blogueros les gusta esto: