«Manteca» Martínez: «Es algo muy lindo ganar con tu país»


Sergio Daniel Martínez, mucho más conocido como el «Manteca», fue un delantero surgido en Defensor Sporting que además tiene en su carrera la curiosidad de haber jugado tanto en Peñarol como en Nacional. ídolo de Boca Juniors, donde jugó en buena parte de la década del 90, además pasó por el fútbol español en Deportivo La Coruña. Compartimos párrafos de la nota realizada con 2 de Punta, en Otra Cabeza:

En el inicio de la charla habló de sus comienzos con el equipo violeta: «Debuté en primera en el año del mundial de Mexico 86, no me veía en el próximo mundial porque era muy joven pero tuve la suerte de estar en Italia 90. En el 87 ya era titular cuando fuimos campeones con Defensor y estaba en la juvenil, al año siguiente ya fui a la mayor. Salí goleador en quinta, en cuarta ya alternaba en tercera, practicaba en contra de la primera y ya te pegaban de antemano, no les gustaba que hicieras alguna jugadita o dejaras a alguien mal parado y ya venía la agresión. Yo hablaba en el liceo de los grandes jugadores y al poco tiempo estaba con ellos, el fútbol tiene eso, pasa todo muy rápido. Después que dejas le das valor a las cosas, fue mucho esfuerzo. No todos llegan, tuve hermanos que lo intentaron, mi viejo también».

Le tocó pasar por los dos grandes de Uruguay, el manya de muy joven y el bolso en el final: «Peñarol y Nacional son cuadros grandes, los dos siempre salieron a ganar. Fueron situaciones diferentes en los tiempos que estuve, en Peñarol era muy joven, en Nacional ya era muy grande y ves las cosas de diferente manera, ya estaba dejando de jugar. En Peñarol fui compañero de cuarto con Fernando Álvez, si tendría cosas para contarme del club, uno cuando es joven se cree que se las sabe todas y no pasaba nada si salía a dar una vuelta, era otra época. Fue lindo tener gente de experiencia que me podía retar ya desde la época de Defensor. En Nacional estaba arriba de los jóvenes porque me quería ir campeón».

Vistió la camiseta celeste, con el hito de ser quien pateó el último penal en la definición de la Copa América de 1995: «Es algo muy lindo ganar con tu país, nunca pensé que me tocaría rematar ese último penal en la Copa América de 1995. Pasé enojado todo el Torneo porque jugaba pocos minutos, esa es la realidad, cuando querés acordar te toca ese penal y te hace olvidar de todo, gracias a Dios entró y salió todo bien. Si no tiraba ese penal o la cosa no salía bien hoy seguiría enojado diciendo que no me pusieron. Uno siempre quiere jugar, entrena para eso, todos veníamos de ser figuras en los clubes y uno se pensaba que sería titular pero éramos 22 que queríamos lo mismo, no estaba conforme. El fútbol tiene eso, siempre hay que estar preparado para cuando te den la chance, siempre hay que laburar para uno mismo, no podés aflojar. Hay que tener humildad y sacrificio».

Por ser un referente uruguayo en Boca su opinión es importante a la hora de manejarse las incorporaciones de Edinson y Lucas: «Cavani y Torreira no se pueden perder el mundo Boca ni locos, los quiero a los dos en mi equipo. No te olvidas nunca de ponerte esa camiseta. Yo también estoy esperando que Edi se suba al tejido, que se trepe, todos escucharon eso que dijo. Mientras venga a Boca que juegue con la camiseta 109 igual, no importa. Si me llama y me pregunta la 7 o la 9 le digo que agarre la 7, es muy linda la 7. En pocos partidos se meterá en el corazón del hincha por como somos los uruguayos y por su categoría. Para un jugador como el esa camiseta no te pesa, te queda divina. Si estoy en la cancha todos le vamos a cantar el Uruguayo, Uruguayo, es divino eso o que coreen tu nombre. La gente lo quiere si o si, lo estamos esperando».

A %d blogueros les gusta esto: