Mathías Cardacio: «No me puedo quejar de mi carrera, cumplí sueños»


El volante central popularmente conocido por su apodo de «Bochita» charló en 2 de Punta y tocó diversos temas. Su carrera se inició en Nacional, club al que volvió en 2019, en Uruguay además jugó en tres diferentes pasajes en Defensor Sporting donde actualmente integra el plantel principal. Su gran pase fue al Milan de Italia, entre otras instituciones se destacan Banfield en Argentina, Atlante en México y Colo Colo en Chile, su último club en el exterior fue Dorados de Sinaloa en tierras aztecas.

Invitado a armar un equipo para un cinco versus cinco, Cardacio mezcló calidad, gol, buenas manos y algo de marca: «Si hay un partido de fútbol 5 importante hoy, y pudiera elegir mi equipo, es con Martín Campaña, el Coto Correa, Matías Cabrera, Luis Suárez y yo. Somos muy amigos con Luis, tiene algo muy especial que es su forma de ser y de seguir viviendo igual que cuando éramos chicos, no cambió nada. Es de los mejores delanteros del mundo y sigue siendo la misma persona, eso es lo que se valora, podés tener un título más menos o jugar en un club más importante o menos pero lo clave es otra cosa, el es un gran amigo».

El «Bochita» reflexionó sobre la situación general actual, y su presente en el elenco de Punta Carretas: «Estamos en un tiempo atípico y raro que dificulta acciones normales de las cuales estamos acostumbrados, como saludarnos o festejar un gol, ahora qué que abstenerse. Ojalá esto termine pronto y se pueda volver a vivir normal como a todos nos gusta, de diferentes maneras esto fue un palo para todos. Es momento para reflexionar y darle valor a las cosas más importantes de la vida. Estoy feliz de la vida como padre, la gorda ya va a cumplir 3 años, no lo puedo creer, la disfrutamos mucho junto con mi señora. Es un amor distinto a cualquier otro, Defensor Sporting es como una burbuja dentro del medio local, tenés todo y solo hay que preocuparse de jugar. Hay filosofía de que el motor sean los juveniles, es un club ordenado, estoy muy cómodo y feliz».

El pasaje por Milan es un punto alto en una carrera de la que no tiene quejas: «Ir con 19 años al Milan no era normal, muy pocos aparecían en primera acá y menos se iban al exterior. Familiarmente estaba bien rodeado, ellos, con amigos y conocidos más Daniel Fonseca que en ese momento era mi representante me ayudaron. Fueron dos años, sabía que no era una estrella como muchos de mis compañeros que venían de ganar la Champions. Ellos mismos nos dieron una mano para adaptarnos. No me puedo quejar de la carrera que tuve, hice lo que pude y cumplí sueños, lo que más me queda es la cantidad de amigos que coseché».

El futuro está claro y lo tendrá como entrenador: «Tengo pasión por dirigir, y en un momento de tu carrera ya miras todos los detalles del entrenador y vas sacando lo mejor de cada uno. Aprendí de todos y vas formando tu idea, todo va cambiando año tras año desde lo táctico, también están los equipos rivales. Lo más importante del entrenador es el manejo de grupo, como le llegas al jugador con lo que vos querés. Hablé con muchos técnicos míos por mi forma de ser en los últimos tiempos: Larriera, Acevedo, Gutiérrez, Domínguez, Orfila. Me gusta tener intercambio de opinión y aprender, antes no estaba tan bien visto hablar con tu técnico, ahora es más normal».

A %d blogueros les gusta esto: