Morsa se durmió en un iceberg y despertó a 2500 kms de su hogar


Un padre junto a su hija paseaban por la isla irlandesa de Valentia cuando avistaron lo que parecía una foca. Al acercarse a las rocas vieron que se trataba de una morsa, de más de dos metros de largo, y con colmillos gigantes. ¿Cómo podía ser que este animal estuviera allí?

Según consigna el Daily Mail, los biólogos marinos coinciden en que se trata de una morsa joven, por lo que posiblemente pueda volver a su hogar. Kevin Fanerry, uno de los biólogos, señaló su teoría de cómo este animal del Ártico pudo llegar tan lejos: probablemente quedó dormida sobre un iceberg que se derritió y se fue a la deriva.

Así, la pobre morsa terminó a 2.500 Km de su hogar. «Seguro que estaba muy cansada y hambrienta», dijo el experto.

A %d blogueros les gusta esto: