Pandemia aumentó nacimientos con bajo peso y prematurez


El informe del portal 180.com.uy indica que los datos provienen de un estudio que se realizó en la maternidad del Hospital Pereira Rossell que comparó los nacimientos que se registraron entre el 15 de marzo al 30 de setiembre de 2020 con los del 2019. Es decir, los primeros meses de la emergencia sanitaria en Uruguay y el mismo período pero del año anterior. El doctor Leonel Briozzo, profesor titular de la Clínica Ginecotológica de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y jefe de esa maternidad, fue uno de los autores del trabajo.

El estudio mostró que mientras en 2019 la incidencia de los nacimientos pretérmino (anteriores a la semana 37 de gestación) fue del 12,2%. El bajo peso al nacer (menos de 2,5 kilos) se dio en el 9,8% y la pequeñez para la edad gestacional en el 5,5%. Los mismos indicadores en 2020 subieron a 14,5%, 12% y 6,%, respectivamente. Briozzo fue entrevistado en No toquen nada sobre estos datos y dijo que quienes realizaron el estudio creen que lo que más impactó en este aumento fue la crisis socioeconómica, derivada de la emergencia sanitaria por el covid-19. “Fundamentalmente nuestras pacientes provienen del área metropolitana. No es lo mismo comer en una olla popular que en la casa de uno. La profusión de ollas populares que hubo en el primer momento de la pandemia pensamos que pudo haber tenido incidencia en la parte alimenticia pero no tenemos pruebas”, afirmó.

Briozzo dijo que se proponen profundizar en el estudio de ese factor como también analizar el eventual impacto que tuvo el estrés inicial que rodeó a esta pandemia. “Esta pandemia fue globalizada por los medios pero acá, en el Pereira, hasta octubre o noviembre no tuvimos ningún caso de infección. Todo era lo que ‘podía llegar a pasar’. Y eso creo que repercutió fuertemente en nuestras usuarias y el estrés es uno de los problemas más graves que tenemos para lograr un embarazo con buen final”, afirmó. El médico, ex subsecretario de Salud Pública durante el gobierno de José Mujica, alertó sobre el impacto futuro de esas problemáticas. “La prematurez y la restricción del crecimiento no solamente son un problema para el recién nacido en lo inmediato y sus cuidados, sino que si no hay un cambio en las condiciones de crianza y de infancia de esos niños y niñas en el futuro, en la juventud o la adolescencia, van a tener más propensión a afecciones bio y psicosociales”, afirmó.

Briozzo dijo que es “muy claro” quienes hayan tenido estos problemas al nacer o en los primeros meses de vida son más propensos a padecer enfermedades crónicas como la diabetes, la obesidad, la arterioesclorosis, los infartos, los accidentes cerebro vasculares, etc. “Esto para Uruguay es particularmente importante, si no se revierte esta situación en 20 o 30 años es dable esperar una carga de enfermedades crónicas tan alta que podría hacer insustentable los sistemas de seguridad social o de seguridad sanitaria. Eso es así porque Uruguay crece fundamentalmente en estas poblaciones más vulneradas en sus derechos”, dijo Briozzo. “El Pereira Rossell está de un lado de Bulevar Artigas y del otro lado los resultados son diferentes. Tenemos datos del primer mundo en sectores socieconómicos de nuestra población y tenemos datos que a veces se asemejan a las situaciones más vulneradas en América Latina. Esto es porque la inequidad impacta en le proceso reproductivo de manera directa”, agregó.

A %d blogueros les gusta esto: