Pandemia vuelve a acechar en Alemania e Italia


El presidente del Instituto Robert Koch (RKI) de virología, Lothar Wieler, manifestó hoy vienes que Alemania está al inicio de la tercera ola de la pandemia, como confirman los indicadores clínicos, y rebatió que este aumento de nuevos contagios se deba a un mayor testeo. En una rueda de prensa para evaluar la situación epidemiológica del país, Wieler señaló que, a pesar de haber logrado reducir con éxito las cifras de contagio a principios de año, la pandemia todavía no ha acabado y que, más bien al contrario, Alemania se encuentra ahora «al inicio de la tercera ola» que hay que mantener «lo más plana posible».

Wieler subrayó que el aumento de los contagios no tiene nada que ver con un mayor testeo y se refirió a «indicadores clínicos» como la ocupación de camas en los CTI o el creciente porcentaje de pacientes con covid-19 entre las enfermedades respiratorias graves que lo corroboran. Destacó la importancia de que las cifras no vuelva a «explotar» para no caer en la misma situación que antes de Navidad, cuando Alemania se vio obligada a endurecer las restricciones que habían sido introducidas a principios de noviembre.

El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, afirmó que la situación se mantiene «tensa», con cifras de contagio en aumento -12.834 contabilizados en las últimas 24 horas, lo que supone unos 2.200 más que hace una semana, y 252 muertos-.

Italia: El gobierno de Mario Draghi decidió al término del Consejo de Ministros que del 15 de marzo al 6 de abril las regiones de Italia «donde el número semanal de contagios supere los 250 por 100.000 habitantes, pasarán a ser consideradas rojas». Italia, que esta semana superó la barrera de las 100.000 muertes por el virus, vive un fuerte aumento de contagios y decesos, mientras los hospitales amenazan con verse desbordados, en gran parte debido a la variante británica, según los médicos. Aunque el país puso en marcha su plan de vacunación a finales de diciembre, las entregas se han ralentizado considerablemente y solo 1,8 millones de personas –de una población de 60 millones– habían recibido dos dosis de vacuna hasta el viernes.

A %d blogueros les gusta esto: